lunes, 26 de marzo de 2012

QATAR. SANTA LUCÍA. INDOCHINA.

 
QATAR Oriente Próximo


Capital: Doha
Forma de gobierno: Monarquía absoluta
Independencia (del Reino Unido): 3 de septiembre de 1971
Superficie: 11.437 Km2 (156º)
Población: 1.409.423 hab (154º)   Densidad: 123 hab/Km2
PIB/cápita: 85.868 $ (1º)
Miembro de: Liga Árabe, OPEP.

Emirato independiente ubicado en una pequeña península del Golfo Pérsico y limitando al Sur con Arabia Saudí. Es el país con menor extensión de la región, excluyendo a Bahrein.

Su característica primordial es su riqueza en reservas de petróleo y gas. En cuanto a la producción, es el tercer productor de gas (después de Irán y Rusia) y el 1º en gas licuado.

Formó parte del Imperio Otomano hasta la desmembración de éste. El emir firmó entonces (1916) un tratado con Gran Bretaña por el que pasaba a la condición de protectorado.

Obtenida su independencia en 1971, no quiso (como tampoco el vecino Bahrein) pasar a formar parte de la Federación de los Emiratos Árabes Unidos.

Su historia ha venido agitada por varios golpes de estado dentro de la familia reinante, aunque incruentos; sin ir más lejos, el emir Ibn Jalifa al-Thani, subió al trono en 1995 derrocando a su progenitor cuando éste se hallaba de vacaciones en Suiza. 


El 23 de junio de 2013 ha abdicado en su hijo Tamim Ibn Hamad al-Thani sin que se conozcan muy bien las causas.

Técnicamente, Qatar es, hoy por hoy, una monarquía absoluta, en que la gestión ordinaria corresponde al Consejo de Ministros nombrado por el Emir. Es cierto que la nueva Constitución promulgada en 2003, establece una Asamblea distinta de la tradicional, en parte electiva (30 miembros de 45), pero tiene funciones meramente consultivas y deliberativas.

No se prevén partidos políticos, si bien se garantizan diversas libertades, entre ellas la de culto.

El país experimenta un proceso de liberalización y modernización. La mujer, por ejemplo, puede conducir y no está obligada a llevar velo, se pone énfasis en los derechos humanos e incluso se tolera el alcohol hasta una cierta cantidad, en bares y hoteles caros, pudiendo también los residentes extranjeros adquirirlo para uso personal a través de un monopolio estatal.

La sharia se aplica en asuntos familiares, de sucesiones y en algunos supuestos penales. El peor residuo de tiempos pasados, igual que en otros países del Golfo Pérsico, es el sistema de ‘avales’: una persona con intenciones de radicarse por razones de trabajo, necesita un ‘avalador’; lo peligroso es que, para marcharse del país, necesita también la firma del avalador en cuestión.

Los qataríes propiamente dichos, con derechos plenos de ciudadanía, son sólo el 20% de la población; los demás son extranjeros (con mayoría de la India y Sri Lanka), que han acudido a trabajar en la industria petrolera, disfrutando de numerosos beneficios; en efecto, gracias a los petrodólares se ha podido crear un estado del bienestar, con muchos servicios gratuitos o fuertemente subvencionados. No se olvide que, conforme a estadísticas del Banco Mundial, Qatar ocupa el primer lugar en cuanto a la renta per cápita.

Ya sabemos cuál es la base de la economía; el petróleo y el gas suponen el 85% de los ingresos por exportación y el 70% de las rentas del estado. Han permitido también numerosas inversiones (y en algunos casos subvenciones) en Occidente, al mismo tiempo que el gobierno fomenta las inversiones extranjeras en terrenos diferentes de los crudos.
  
El nomadismo ha desaparecido, viviendo el 90% de la población en Doha o sus alrededores.


De entre los ciudadanos qataríes, el 98% son musulmanes, casi todos sunnitas; el resto son católicos o bahai´s. Si se cuenta el total de la población, el porcentaje de musulmanes es del 77,5%. Ya se dijo que hay libertad de culto (en mayo de 2008 fue consagrada la catedral católica), pero los cristianos tienen prohibido el proselitismo.


La política exterior del emirato es considerablemente ambigua. Se admite una base americana, se respaldan movimientos islamistas, a veces radicales, y no parece caber mucha duda acerca de la relación de Qatar con el derrocamiento del gobierno libio, la revolución de Egipto o lo que está sucediendo en Siria.

Instrumento especializado para esa sinuosa política es la emisora Al-Yazira, creada en 2001, la más conocida del mundo árabe, instalada y dotada sin reparar en gastos, y cuyo programa en  inglés llega a 250 millones de hogares, y la versión en árabe a 70 millones, principalmente en el Oriente Próximo.

Está previsto que en 2022 se dispute en Qatar el Campeonato Mundial de Fútbol. El gobierno se ha comprometido a que, dadas las elevadas temperaturas, todos los estadios serán cerrados y estarán debidamente climatizados.


SANTA LUCÍA    Mar Caribe


Capital: Castries
Forma de gobierno: Dominio
Independencia (del Reino Unido): 22 de febrero de 1979
Superficie: 616 Km2 (194º)
Población: 173.907 hab (176º)   Densidad: 260 hab/Km2
PIB/cápita: 10.819 $ (79º)
Miembro de: Commonwealth, OEA

Es un pequeño estado insular ubicado en la mitad meridional de la cadena de las Pequeñas Antillas.

Fue descubierta por Colón en su cuarto viaje, en 1502, debiendo su nombre a haberse efectuado el descubrimiento el día 13 de diciembre (fiesta de Sta. Lucía de Siracusa).


Por las buenas características del puerto de Castries, fue disputada continuamente entre británicos y franceses en los siglos XVII y XVIII, cambiando de manos al menos catorce veces. El Reino Unido obtuvo la posesión definitiva en 1814.

En 1967 recibió la autonomía, y en 1979 la independencia, pero manteniendo al monarca del Reino Unido como Jefe del Estado. Por lo demás, en cuanto a instituciones y vida política, no hay nada especial que precisar.

 Su punto más alto, el monte Gimie, alcanza los 959 m de altura, pero sus montañas más conocidas son las Pitons, cuyas siluetas son representativas de la isla y sirvieron de inspiración para el diseño de su bandera. En la capital, Castries, reside más de 1/3 de la población.

La isla es de formación volcánica; al Sur existe un volcán con emanaciones sulfurosas y manantiales que, aparte de servir como atracción turística, producen energía geotérmica.

 El clima es tropical, y los huracanes veraniegos, frecuentes.

La economía depende en gran parte del plátano, pero la reciente competencia ha forzado a la diversificación, y las finanzas internacionales han adquirido un papel preponderante, como ocurre cada vez más en todos los pequeños estados de este jaez. 

Se pretende fomentar el turismo, pero la mayor parte de los visitantes llegan a bordo de cruceros, con poco tiempo para disfrutar de las bellezas de la isla y gastar en ella su dinero. Aparte de plátanos, exporta algunos textiles al Reino Unido y EE.UU.

Un 60% de la población es de raza negra y un 35,5% mestizos. Hay un 3,2% de indostaníes y sólo un 0,8% de blancos. El 70,2% son católicos; el 19,4 protestantes.

Casi el 33% del total son analfabetos. La esperanza de vida es de 73 años.

La cultura tiene fuertes influencias africanas. El idioma oficial es el inglés, pero se utiliza mucho un criollo francés.



INDOCHINA FRANCESA Sudeste de Asia


La Indochina Francesa era una federación de protectorados y de una colonia en el sudeste de Asia, formando parte del imperio colonial francés. Estaba compuesta por:

Cochinchina (colonia bajo administración directa).
Tonkín (protectorado).
Anam (protectorado).. Estas tres forman en la actualidad el estado de Vietnam.
Laos (protectorado).
Camboya (protectorado).

Los portugueses fueron los primeros que desembarcaron en las costas de Indochina; poco después llegaron los españoles, y, más tarde, neerlandeses, franceses e ingleses.

Tras una primera embajada española en 1645, dominicos de las Filipinas se encargaron de una primera misión en Tonkín; pero, a partir del siglo XVIII, fueron perseguidos, resultando muchos asesinados. Las matanzas continuaron a lo largo de la centuria, siendo ahora también afectados numerosos misioneros franceses.

El primer intento de penetración política por parte de Francia tuvo lugar en 1787. Con apoyo francés, el rey Nguyen Ahn unificó Anam, Cantón y Cochinchina, proclamándose Emperador. La Revolución de 1789 impuso una pausa en el proceso.

En 1857, el Imperio de Napoleón III creyó llegada la ocasión de constituir allí un imperio colonial. El pretexto fue el asesinato de 10.000 cristianos y de un obispo español. 

Anam y Tonkín
Se solicitó a la reina Isabel II la cooperación de España, sin mencionar el aspecto político de la cuestión. Fueron enviados 1.500 hombres desde Filipinas, con tres buques de guerra. El desembarco, para cooperar con las tropas francesas, tuvo lugar el 31 de agosto de 1858. Su actuación fue importante, sobre todo en momentos difíciles, como la defensa de Saigón sitiado.

Cochinchina
Cuando Francia consolidó su posición, las tropas españolas fueron despedidas, como si de criados se tratara, por el almirante francés al mando. España sigue esperando, no el provecho, que nunca tuvo ni esperó, sino al menos el reconocimiento por la ayuda. En realidad, fue una mezcla de acción quijotesca y de la pertinaz y desafortunada francofilia de la clase política española, que habría de volver a manifestarse en ocasiones posteriores.

Una vez sin testigos molestos, se firmó en 1869 un tratado que concedía a Francia derechos comerciales y una especie de protectorado. El paso siguiente fue la guerra de 1884/85, que convirtió en soberanía lo que ya era protectorado.

En esta primera fase, Anam y Tonkín tuvieron en 1888 sus propios sellos (sólo 7 variedades), utilizados hasta 1892, cuando se empezaron a emplear los de la Indochina Francesa. Igualmente se emitieron 5 valores para Cochinchina en 1886. Se trataba de sellos  genéricos de las colonias, sobrecargados. Se acompañan sendos ejemplos.

La Indochina Francesa fue formada en octubre de 1887, como resultante de la unión de Anam, Tonkín, Cochinchina (ésta en régimen de colonia administrada directamente), y el Reino de Camboya; Laos fue agregado en 1893. La federación duró hasta 1954. La capital de la Indochina Francesa era Saigón. 

Los franceses dejaron formalmente en el poder a los soberanos locales, que eran los emperadores de Vietnam,  los reyes de Camboya, y los reyes de Laos, pero de hecho Francia reunía a todos los poderes, conservando a los monarcas locales meramente como testaferros.

En septiembre de 1940, durante la Segunda Guerra Mundial, la Francia de Vichy accedió a las demandas de Japón de acceso militar a través de Indochina. Los japoneses mantuvieron la burocracia francesa, ocupándose ellos únicamente de los aspectos militares.

El 9 de marzo de 1945, con Francia liberada, Japón decidió tomar el control completo de la Indochina Francesa. Los japoneses se mantuvieron en el poder hasta que la noticia de la rendición de su gobierno llegara en agosto, después de que las bombas atómicas pusieran fin a la guerra. Francia intentó reafirmarse de nuevo en la región, pero entró en conflicto con el Vietminh, una organización de nacionalistas comunistas vietnamitas dirigidos por Ho Chi Minh, educado en Francia. Durante la Segunda Guerra, los Estados Unidos habían apoyado al Viet Minh en la resistencia contra los japoneses; el movimiento controlaba la zona, excepto las ciudades.

Tras persuadir al emperador Bao Dai para que le cediera el poder, el 2 de septiembre de 1945, Ho (como presidente) declaró la independencia de la que llamó República Democrática de Vietnam

Pero, antes del final de septiembre, una fuerza de  soldados británicos, franceses e indios, junto con las tropas japonesas capturadas, restablecieron el control francés y restauraron al emperador Bao Dai, que lo era desde 1926.

El resultado fue la conocida como Guerra de Indochina. En 1950, Ho declaró de nuevo una República vietnamita independiente, que fue reconocida por sus camaradas comunistas de China y de la URSS.

La guerra fue lenta y extenuante. Aunque los mayores efectivos del Viet Minh se hallaban en las selvas de Anam, lo más característico de la contienda fue la guerra de guerrillas, sabotajes y ataques terroristas contra la población civil, lo que afectó a todo Vietnam con riesgo grave de extenderse a Laos. Así pasó el tiempo hasta la batalla decisiva de Dien Bien Fu, en 1954.

Vale la pena detenerse en ella por su trascendencia. El primer dato llamativo es que fue planteada deliberadamente por los franceses como trampa, para acabar de una vez con la interminable guerrilla. Estaban próximas las conversaciones de paz en las que Francia contaba como último cartucho con el establecimiento de la ‘Unión Francesa’ (establecida en la Constitución de 1946, era un remedo apresurado de la Commonwealth británica, previéndose ‘estados asociados’ con teórica igualdad de derechos respecto a la metrópoli).

Aparte de que resultó un cartucho mojado, antes y después de Indochina, los políticos franceses necesitaban como baza, para imponer su proyecto en las conversaciones, una gran victoria.

Se construyó el baluarte a partir de noviembre de 1953, con objeto de provocar por fin una gran batalla, para la que se pensaba que los viets no estaban preparados. 

Se escogió un amplio valle en un lugar adecuado para perturbar la red de comunicaciones del Viet Minh, con reductos, tanques y dos aeropuertos, pero dejando fuera las colinas boscosas que dominaban el valle, quizá para atraer a los viets.

No se contaba con que el general vietnamita Giap realizaría la hazaña logística de llevar por sendas hasta esas colinas, sirviéndose de coolíes y bicicletas, las piezas desmontadas, incluyendo artillería antiaérea (que resultó decisiva en la fase final).

El asalto comenzó el 13 de marzo. Los combates fueron sangrientos, cayendo los reductos, después los aeropuertos, y fallando el abastecimiento por aire. La batalla terminó el 7 de mayo, tras el último asalto, con la derrota total y rendición del ejército francés.

Los vietnamitas tuvieron 7.900 muertos; los franceses, 2.293, con el resto, hasta 11.800, heridos o prisioneros, de los que muchos nunca volvieron.

En Dien Bien Fu se acaba la Indochina francesa. La Conferencia de Ginebra, en julio de 1954, no hace sino sancionar los hechos consumados: se crean dos Vietnam, uno del Norte, comunista, y otro del Sur, apoyado por Occidente, estando previsto que se reunificaran (se reunificarán en efecto, pero no cuándo y cómo se había esperado). El conjunto se completa con un Reino de Laos y un Reino de Camboya, en los que también ocurrirán sorprendentes cosas. Pero de ellas procede hablar en otras futuras entradas.


OFICINAS POSTALES INDOCHINAS

Se designan con este nombre una serie de oficinas postales que la Administración colonial francesa estableció en diversas localidades de China. Estaban dirigidas desde la Indochina francesa, y no se deben por tanto confundir con las gestionadas directamente por la metrópoli, las cuales se examinarán en la entrada ‘China’. Estuvieron en funcionamiento desde 1901-1903 hasta 1922, a excepción de la de Kuang Tcheu, que, creada en 1906, duró hasta la ocupación japonesa de la ciudad en 1944.

Se trata siempre de sellos de la Indochina Francesa con las sobrecargas adecuadas. Son las siguientes, por orden alfabético: Cantón, Hoi-Hao, Kuang Tcheu, Mong-Tseu, Pak-Hoi, Tchong-King y Yunnan-Fu.

Cantón                       Hoi Hao                  Kuang Tcheu             Mong Tseu

Pak Hoi                     Tchong King                 Yunnan Fu




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada